*

X

¿Estás ansioso? La invisibilidad puede ayudarte

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/01/2015

Este experimento científico demuestra que sentirnos invisibles reduce enormemente la ansiedad social

invisibility-cloak

 

De todos los súperpoderes, la invisibilidad suele ser el favorito. ¿Correríamos desnudos?, ¿entraríamos en lugares prohibidos?, ¿espiaríamos a alguien? Quizá solamente nos sentaríamos por ahí a sentir nuestra propia ausencia, pero sólo pensarlo puede ayudar a aligerarnos. Todos hemos probado, en algún momento de la vida, las mieles del anonimato (que es ya como una capa ligera de invisibilidad que se puede disfrutar enormemente), pero la invisibilidad es un prospecto que rebasa el placer de sentirse anónimo, y la ciencia parece haber descubierto por qué.

De acuerdo con un reciente experimento publicado en Scientific Reports, sentir que uno es invisible calma los nervios durante acontecimientos enervantes como tener a una multitud mirándote. Es decir, reduce muchísimo las respuestas automáticas de ansiedad social. La pregunta, por supuesto, es: ¿cómo pueden saber esto los científicos si la invisibilidad es, hasta ahora, físicamente imposible?

Aparentemente la tecnología está muy cerca de lograr hacer “capas de invisibilidad” para el cuerpo humano –y de hecho los desarrolladores de la tecnología son los mismos que en este estudio–, pero para este experimento utilizaron realidad virtual. Equiparon a 23 personas con visores y les pidieron que miraran abajo, hacia sus pies, mientras un científico rozaba sus brazos, piernas y torso con una brocha. Mientras, el científico hacia movimientos idénticos con su otro brazo sobre el aire, el espacio vacío. Una cámara, montada arriba del espacio vacío sobre el que pasaba la brocha mandaba video a los visores de los participantes y les daba la impresión de ser invisibles (veían la brocha moviéndose sobre el espacio vacío pero sentían los roces de esta).  

En una escala del 1 al 100, los participantes reportaron su nivel de estrés en un promedio de 25 en condiciones de invisibilidad. La sensación de ser transparentes bajó su ritmo cardíaco, lo cual sugiere que sentir que no tenemos una imagen física nos relaja enormemente.

Los resultados podrían ser usados para diseñar mejores terapias para la ansiedad social, o también podrían tener implicaciones relevantes para los neurocientíficos que tratan de entender el fenómeno del “miembro fantasma”. A nosotros nos queda la certeza de que nuestra versión mortal de invisibilidad, el anonimato, sí es una suerte de descanso de la ansiedad social. Un descanso comprobado por la ciencia y, por lo demás, delicioso.

.

Te podría interesar:

Si aún creías en Dios como origen de la vida, esta teoría podría convencerte de lo contrario

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/01/2015

Jeremy England, científico del MIT, propone que el origen de la vida es un resultado inevitable del comportamiento de la materia en ciertas circunstancias

origin_evol_lifeEl origen de la vida en nuestro planeta es un enigma que justificadamente ha generado todo tipo de especulaciones, investigaciones y teorías que explican el fenómeno. A grandes rasgos, estos intentos de respuesta podrían agruparse en dos grandes categorías: la de tipo religioso y la científica; por un lado la que especula y afirma pero a partir de dicha especulación y, por el otro, la que tiene como respaldo hechos obtenidos de observaciones y experimentaciones con la realidad misma (la realidad física, la realidad química, etc.). Para algunos la vida sólo fue posible por la mediación de un ser superior que la hizo surgir, mientras que para otros es la consecuencia de reacciones medibles y comprobables.

En este sentido una investigación reciente podría convertirse en un hito en torno a tal debate pues, según sus conclusiones, la vida podría ser la consecuencia inevitable del comportamiento de la materia, lo cual podría descartar del todo las explicaciones religiosas del problema.

De acuerdo con Jeremy England, científico del MIT que elaboró el modelo físico-matemático al respecto, cuando un grupo de átomos está expuesto por mucho tiempo a una fuente de energía y a la vez está inmerso en un ambiente de calor, ocurre una reestructura orientada a disipar la energía sobrante. En el caso de la Tierra eso sería lo que sucedió con los primeros átomos que, por las condiciones primigenias de nuestro planeta, pasaron en cierto momento de ser materia inerte a ser materia orgánica con vida.

De acuerdo con esta hipótesis, que la materia adquiera vida no es ningún milagro ni ningún acontecimiento inesperado, sino una consecuencia natural cuando las circunstancias externas lo permiten.