*

X

El imperdible Kama Sutra de la pareja casada (ILUSTRACIONES)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/02/2016

Un poco de humor ocasional sobre el ocaso del erotismo en situaciones ordinarias que parodian el Kama Sutra

El ennui del matrimonio que caracteriza a la sociedad moderna llega al Kama Sutra, el popular libro del amor que ha cobrado fama por su sensualidad y detalle en las artes amatorias, entre el misticismo y la acrobacia. Lo anterior en agudo contraste con los lugares comunes del matrimonio, cuando la cotidianidad y la flama del kama empieza a palidecer. Situaciones incómodas vueltas cómicas.

Las ilustraciones aquí compartidas fueron publicadas en The New Yorker y son obra de Simon Rich. Una genial pincelada del caricaturista, que hace su propia versión del Kama Sutra con la acidez y el extrañamiento de la vida de casados (o al menos esa vida de casados de la que grandes humoristas como Oscar Wilde o Woody Allen han ironizado).

Cuando la mujer sorprende al hombre realizando "autocongreso" y dice "¿En serio?" y luego él se voltea y sigue haciéndolo se llama "la liebre determinada"

 

120924_r22601a_g20481-690

Cuando el hombre está montando el lavaplatos y la mujer debe acudir porque él lo está haciendo mal... esto se llama "la posición del lavaplatos"

 

Cuando el hombre se echa un gas frente a la mujer y ni siquiera se disculpa se llama "la caída de los estándares"

 

Cuando la pareja ha cenado comida india y están demasiado empachados con arroz para hacer conversación, menos aún hacer el amor, se llama "la posición de las ballenas encalladas"

Cuando la pareja ha cenado comida india y están demasiado empachados con arroz para hacer conversación, menos aún hacer el amor, se llama "la posición de las ballenas encalladas"

 

Te podría interesar:

Nushu: la ancestral escritura china exclusiva para mujeres

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/02/2016

En la rígida sociedad china tradicional las mujeres encontraban un espacio de acompañamiento emocional y fidelidad eterna en el nushu, una caligrafía sólo accesible a mujeres que pasaban por un proceso de iniciación

La cultura china permaneció en un aislamiento tal que hasta el siglo XX no se conocían muchos de sus rituales y prácticas ancestrales. La escritora Lisa See se topó con uno de los más fascinantes cuando investigaba uno de los más conocidos: el caso de las niñas con "pies de loto". Esta costumbre consistía en vendar los pies de las niñas desde los 7 años para darles una forma "estética", la cual impedía la movilidad, por lo que las niñas vivían en un ala de las casas desde esa edad hasta que se casaban.

Para paliar la soledad, las niñas de Jiangyong, en la provincia de Hunan, crecían con una "hermana". La función de este binomio femenino no era sólo hacerse compañía sino apoyarse afectivamente, en algunas ocasiones incluso después de que alguna contrajera matrimonio con un hombre.

Sin embargo, entre mujeres existía una curiosa institución llamada laotong, una especie de "matrimonio bostoniano", una amistad férrea y leal que se perpetuaba en cartas cuando una de las hermanas se mudaba a casa de su nuevo esposo.

Hasta la década de los 60 del siglo XX no se tenía noticia del nushu, una forma de escritura específicamente femenina practicada por las jóvenes de Hunan, la cual está vedada a los hombres. En una sociedad sumamente rígida, incluso la libertad emocional de las mujeres está codificada en una forma de escritura completamente aparte, con una función secreta y específica de género.

Lisa See, autora también de la novela Snow Flower and the Secret Fan, explica que "una relación laotong se realiza por elección con el propósito de acompañamiento emocional y fidelidad eterna". Las jóvenes contraían el laotong en una ceremonia paralela a la boda "tradicional" heterosexual, y era requisito que compartieran algún "caracter", como el hecho de haber nacido el mismo día, por poner un ejemplo.

A diferencia del laotong, prosigue See, "el matrimonio no se realiza por elección y tiene un único propósito: tener hijos".

La escritura nushu fue descubierta casi por accidente durante la Revolución Cultural de los 60, cuando una anciana se desmayó en una estación de trenes: "La policía registró sus cosas para saber quién era y encontró un pedazo de papel que parecía un código, por lo que fue arrestada bajo sospecha de ser una espía".

Los investigadores que trabajaban en el nushu fueron enviados a campos de trabajo forzado en esa época, y no se volvió a prestar atención al nushu sino hasta los 80.