*

X

Asómbrate con esta colección de más de 6 mil libros infantiles digitalizados y de consulta libre

Libros

Por: pijamasurf - 06/26/2017

Por más de 40 años, Ruth Baldwin coleccionó libros infantiles de toda índole; ahora la Universidad de Florida ha digitalizado esa biblioteca para su acceso público

Los libros infantiles son sin duda uno de los géneros más entrañables dentro del ámbito de lo impreso (con su extensión reciente hacia lo digital). Acaso por la audiencia misma a la que va dirigida, la literatura infantil y juvenil posee rasgos en donde confluyen lo atractivo y lo inteligente, la reflexión y las emociones, el asombro y el cuidado, entre varios más que al final dan como resultado libros sumamente hermosos, únicos, verdaderas joyas artesanales de la edición y la creatividad.

Como prueba de ello, basta recorrer el amplísimo catálogo de la Biblioteca Baldwin de Literatura Infantil Histórica, adscrita a la Universidad de Florida y que recientemente liberó para su consulta abierta la digitalización de más de 6 mil ejemplares del género, publicados desde mediados del siglo XIX y hasta mediados del XX, especialmente en Estados Unidos y el Reino Unido, con algunos pocos libros provenientes de Alemania, Francia, España y otros países.

Cabe mencionar que dicha biblioteca lleva el nombre de su coleccionista: Ruth Baldwin, quien durante 40 años reunió libros dirigidos al público infantil, en los diversos “subgéneros” que ha tenido a lo largo de la historia ese ámbito de la edición. Libros de literatura, edificantes, pedagógicos, religiosos, morales, artísticos, de entretenimiento, de valores cívicos o familiares y varios más, los cuales en casi todos los casos respondieron a momentos específicos de la sociedad en la que emergieron.

En el caso del catálogo digital, es posible explorar dicha biblioteca siguiendo criterios de año o lugar de publicación, nombre del editor e incluso la categoría temática a la cual pertenece el libro. Asimismo, el catálogo cuenta con una media docena de colecciones particulares, como la de libros relacionados con los cuentos de los hermanos Grimm, con San Nicolás o con Alicia en el país de las maravillas.

Siguiendo este enlace puedes revisar el catálogo de la Baldwin Library of Historical Children's Literature, y seas un entusiasta de la literatura infantil, de los libros, de las ilustraciones, de la historia cultural o de la creatividad en sí, estamos seguros de que encontrarás varias ocasiones de asombro y placer. 

Las obras literarias más representativas de cada país en un mapa

Libros

Por: pijama Surf - 06/26/2017

Cada país podría estar bien representado por una novela en específico (y este mapa lo demuestra)

¿Alguna vez te has preguntado cuál es la obra literaria más representativa de tu país? Lo cierto es que en cada lugar existe al menos una pieza que por diversas razones bien podría considerarse como la más significativa de ese lugar, y esto nos revela bastante sobre las respectivas sociedades. Por ejemplo, ¿sabías que To Kill a Mockingbird bien podría considerarse como la obra literaria por excelencia de Estados Unidos?

Pero, ¿cómo definirlo? Evidentemente no se trata de una ciencia exacta sino de un ejercicio impreciso, uno relativamente subjetivo pero que a la vez puede considerar variables como la popularidad de la obra entre lectores de ese país, la relevancia cultural de la misma, su peso histórico, etc. Es más, podríamos acusar a este ejercicio de una curiosidad, pero nadie podría negar que al menos se trata de una bastante interesante y divertida. 

Un usuario de Reddit, Backforward24, se propuso visualizar en un mapa las obras literarias más representativas de cada nación. No queda del todo claro cuál fue el método, si es que lo hubo, para elegirlas, pero al repasar este mapamundi literario la verdad es que la selección parece bastante pertinente; claro que con algunas excepciones, pero también parece atinada o al menos defendible:

En el caso de América Latina destaca Pedro Páramo de Juan Rulfo, representando a México, Ficciones de Borges, a Argentina, y La casa de los espíritus de Isabel Allende, a Chile. Estados Unidos, como mencionamos, proyecta a To Kill a Mockingbird, mientras Mi nombre es rojo, de Orhan Pamuk, representa a Turquía, Tolstói y La guerra y la paz a Rusia o El conde de Montecristo, de Dumas, a Francia. 

Imagen en mayor resolución aquí