*

X
Parece ser que no sólo Júpiter se ha convertido en centro de atención de la NASA, también en el centro del cielo veraniego.

El verano se acerca y abre espacio al cielo para observar con mayor detenimiento a las estrellas y los astros de su alrededor. De acuerdo con el US Naval Observatory, el mes de junio de este año, los protagonistas del cielo serán los planetas Júpiter y Saturno durante lo oscuridad nocturna, y Venus durante las primeras horas de la mañana; mientras que Marte comenzará una larga temporada tras bambalinas. 

Parece ser que no sólo Júpiter se ha convertido en centro de atención de la NASA, también en el centro del cielo veraniego. Desde el 2 hasta el 3 de junio, Júpiter se verá con mayor brillo conforme se acerca a la Luna. Inclusive, para e 4 de junio, el vecino lunar se acercará a la estrella Spica y pasará por la constelación Virgo. 

Mientras que Saturno alcanzará un sitio opuesto del Sol el 15 de junio. Hay quienes dicen que se tratará de un Saturno lleno, haciendo una competencia con el astro lunar de la Tierra. De alguna manera, este planeta se encontrará en una magnitud cero, por lo que tendrá una visibilidad en cualquier lugar del planeta desde las 21h00 a principios del mes y 8h20 a mitades del mes. 

Por su lado, Venus ascenderá del este en Junio, mostrándose más brillante a una magnitud de -4.5. Por lo que hacia el este antes del amanecer, Venus se encontrará resplandeciente; en especial entre el 20 y 21 de junio, cuando se confronte en el cielo con la luna creciente. 

 

 

John Goodenough inventó una batería con base en cristal que supera en funcionamiento a cualquier otra creada con anterioridad

John Goodenough, de 94 años de edad, y un grupo de investigadores de la Universidad de Texas en Austin –EEUU–, inventaron una batería con base en cristal que supera en funcionamiento a cualquier otra creada con anterioridad (incluyendo la batería de iones de litio que Goodenough inventó en la década de los 80, la cual dio vida a tecnología como teléfonos inteligentes, computadoras portátiles, cepillos de dientes eléctricos y otros gadgets electrónicamente recargables). 

El nuevo invento de Goodenough es capaz de almacenar tres veces más energía que cualquier batería de iones de litio. De acuerdo con el Institute of Electrical and Electronic Engineers (IEEE), la nueva batería reduce el riesgo de quemarse y es capaz de recargarse en cuestión de minutos –en lugar de horas. 

La importancia de este invento reside en la relación frente a la energía tradicional, la cual se basa en el consumo de carbono, petróleo y gas natural. Contar con una tecnología renovable capaz tanto de almacenar energía en cantidades efectivas como de reducir el impacto en el medio ambiente implica un desarrollo significativo a favor de la ciencia y tecnología, en especial si se considera que las energías renovables disponibles dependen inicialmente de la disponibilidad de la naturaleza. 

Goodenough explica que la creación de esta batería podría poner en peligro a la industria energética, pues si las baterías se vuelven más asequibles, efectivas, seguras y de recarga más rápida, las industrias del carbón, petróleo y gas natural entrarán en crisis, tanto que incluso la IEEE se ha llegado a cuestionar si esta nueva batería de cristal podría acelerar el fin del aceite. 

Hay quienes aseguran que Goodenough es el nuevo Nikola Tesla, logrando que sus investigaciones cambien el rumbo de la tecnología y el consumismo de las sociedades mayoritariamente occidentales.