*

X
Parece ser que no sólo Júpiter se ha convertido en centro de atención de la NASA, también en el centro del cielo veraniego.

El verano se acerca y abre espacio al cielo para observar con mayor detenimiento a las estrellas y los astros de su alrededor. De acuerdo con el US Naval Observatory, el mes de junio de este año, los protagonistas del cielo serán los planetas Júpiter y Saturno durante lo oscuridad nocturna, y Venus durante las primeras horas de la mañana; mientras que Marte comenzará una larga temporada tras bambalinas. 

Parece ser que no sólo Júpiter se ha convertido en centro de atención de la NASA, también en el centro del cielo veraniego. Desde el 2 hasta el 3 de junio, Júpiter se verá con mayor brillo conforme se acerca a la Luna. Inclusive, para e 4 de junio, el vecino lunar se acercará a la estrella Spica y pasará por la constelación Virgo. 

Mientras que Saturno alcanzará un sitio opuesto del Sol el 15 de junio. Hay quienes dicen que se tratará de un Saturno lleno, haciendo una competencia con el astro lunar de la Tierra. De alguna manera, este planeta se encontrará en una magnitud cero, por lo que tendrá una visibilidad en cualquier lugar del planeta desde las 21h00 a principios del mes y 8h20 a mitades del mes. 

Por su lado, Venus ascenderá del este en Junio, mostrándose más brillante a una magnitud de -4.5. Por lo que hacia el este antes del amanecer, Venus se encontrará resplandeciente; en especial entre el 20 y 21 de junio, cuando se confronte en el cielo con la luna creciente. 

 

 

Por motivos culturales, la gama imprecisa de emociones ilustradas y lo “socialmente correcto”, Facebook no puede ser un indicador fiable de emociones colectivas

Una de las trampas de la realidad virtual es que puede ser una invención personal en todas sus dimensiones. Es decir, allí creamos un perfil de nosotros que queremos mostrar a los demás, como una especie de producto, no necesariamente uno real. De entrada, esta posibilidad inventiva hace que los datos en la web no necesariamente sean material confiable para hacer mediciones de emociones reales. ¿Por qué? Por que muchas veces mentimos en pro de nuestra “marca”, del perfil que queremos proyectar.

Lo anterior es muy importante, aunque también lo es la imposibilidad de verdaderamente tener acceso a herramientas más precisas por parte de los usuarios con el fin de expresar una emoción particular. Es decir, si de por sí el lenguaje siempre se encuentra limitado, y "el límite de mi lenguaje es el límite de mi mundo" (nos dice Wittgenstein), en el mundo virtual ocurre lo mismo. Según la ciencia, los humanos hacemos uso de hasta 21 gestos para expresar una emoción; por ello, los emoticones famosos de ningún modo son precisos en cuanto a la emoción que quiere mostrarse.

Un nuevo análisis, además, muestra la discordancia de los estados de ánimo expresados en redes sociales como Facebook en relación con otros indicadores. Por ejemplo, en Facebook, de acuerdo con el análisis de emociones Corea del Norte sería el país más feliz del mundo, a pesar de que esta nación no ranquea en dicho rubro respecto a los niveles de satisfacción que sitúan a Dinamarca con esa cualidad en estudios de otra índole.

Lo que sucede es que culturalmente somos propicios a demostrar o no ciertos estados de ánimo según lo más correcto socialmente. Estas diferencias culturales del uso del lenguaje --en este caso, en relación con las emociones y los emoticones-- son una muestra de que las emociones expresadas en redes sociales no son, de hecho, un dato confiable sobre el estado emocional de los usuarios. Andrew Zolli, autor de Resilience: Why Things Bounce Back, nos habla al respecto en el siguiente video.