*

X

Investigadores budistas descubren una conexión sincrónica entre la mente y el corazón

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/12/2017

El cerebro y el corazón entran en un estado de coordinación durante la meditación

En el budismo se habla mucho del corazón como un órgano ligado a la inteligencia más sublime, la compasión que es igual a la mente de Buda. En esto coinciden con la medicina tradicional china donde corazón y mente comparten un mismo término xin, algo similar al kokkoro japonés.

Investigadores del centro budista de Universidad de Hong Kong investigaron si existía una conexión entre la mente y el cerebro, más allá de los obvios vínculos entre el corazón y el sistema nervioso. Para investigar esto, se realizó un monitoreo de un grupo de meditadores. El estudio encontró que durante la meditación de atención plena se produjo una mayor coordinación entre la actividad del cerebro y el corazón, la cual evidentemente está mediada por la mente meditativa. Asimismo notaron que se redujo la actividad caótica del cerebro y el corazón, entrando en patrones rítmicos más consistentes y conectados.

Los mismos investigadores quieren ahora medir experiencias del sendero meditativo como el canto de mantras, las absorciones meditativas o jhanas, e incluso la iluminación. Se podrían investigar la hipótesis de que la iluminación es la ausencia de aflicciones mentales, sometiendo a adeptos budistas a aparatos que registren sus ondas cerebrales ante ciertos estímulos. Una persona con cierto estado de realización debería de tener una ausencia de emociones como la ambición, el enojo o el odio -esto se podría compararse con la firma neurológica de personas que son sometidas a estímulos que producen estas emociones de manera consistente.  

La mayoría guardamos algunos de estos 34 secretos, según la ciencia

Ciencia

Por: Pijama Surf - 06/12/2017

Los secretos son una constante en la vida más íntima de una persona, y estos son los más comunes

Si quieres guardar un secreto, debes esconderlo también de ti mismo. 

George Orwell

Un secreto es siempre intencionado y, como dicta la frase de George Orwell, el problema es que un secreto se arrincona en lo más hondo de nosotros mismos. Por eso los secretos pueden convertirse en una especie de carga de la memoria más profunda. Aun así, al parecer la mayoría los guardamos, y según un estudio publicado por la US National Library of Medicine, éstos pueden dividirse en 34 categorías generales.

Cabe apuntar que la mayoría de los secretos (de acuerdo con este estudio) son acciones que el sujeto asocia generalmente a faltas de ética o un comportamiento antisocial. El estudio también apunta a que estos secretos se convierten en una especie de carga psicológica, más allá de si la persona es consciente o no de ello. Es decir, la mayoría de los secretos no son inofensivos; quizá sea tiempo de cambiar nuestros secretos a otros que tengan que ver con experiencias íntimas, como un tesoro, sin que necesariamente se trate de la parte oscura de nuestra vida.

Según los resultados, las siguientes son las 34 categorías donde se engloban la mayor parte de nuestros secretos:

 

Daño a otra persona

Uso de drogas

Un mal hábito o adicción

Robo

Haber hecho algo ilegal

Daño a uno mismo

Aborto

Trauma

Mentiras

Violación de confianza

Deseo romántico

Descontento romántico

Pensamientos románticos con otra persona estando en una relación

Infidelidad emocional

Infidelidad sexual

Ser la persona con la que otro es infiel

Descontento social

Deslealtad laboral

Bajo desempeño laboral

Planes de pedir a alguien matrimonio

Sorpresa por algo

Algún hobby

Una relación secreta

Secretos familiares

Embarazo

Orientación sexual

Comportamiento sexual

Abstinencia sexual

Pretensión (esconder que no te gusta algo que te hace popular)

Creencias o ideología

Finanzas

Trabajo o proyecto secreto

Ambición

Comportamiento inusual

 

Ahora, de los anteriores secretos, la mayoría afirmó tener en promedio 13 de ellos. Por su parte, el mayor rango de personas con secretos por categoría se ubicó así:

60% Una mentira o impropiedad financiera

47% Violación de confianza

33% Robo, una relación secreta o descontento laboral