*

X
Conoce algunos de los objetos mágicos que encierra el museo de magia y hechicería más grande del mundo

La magia está por todas partes. Cada esquina del mundo desarrolló su propio pensamiento mágico, un sistema de creencias asociadas a rituales y objetos en los que se depositaban los deseos, sueños y frustraciones de aquellos que, ayudados por el poder de lo misterioso, perseguían lo que se creía imposible.

 

Cráneo utilizado en rituales mágicos

En el Museum of Witchcraft And Magic, ubicado en Cornwall, Inglaterra, está la colección más grande de objetos mágicos en todo el mundo. Alrededor de 3 mil objetos y artefactos místicos se encuentran resguardados detrás de sus puertas, quizá esperando su momento para volver a salir. La fotógrafa Sara Hannant realizó una estadía artística en el museo, intentando captar con su lente un poco de la fuerte energía que desprenden estos objetos. Estas imágenes están reunidas en su libro más reciente: Of Shadows: One Hundred Objects from the Museum of Witchcraft and Magic.

 

Una muñeca tejida con una fotografía, usada para representar a la persona a la que va dirigido un hechizo que le afectará

Curas, maldiciones, casas de espíritus, hechizos para marineros, desde las herramientas que utilizaban las brujas hasta las túnicas usadas en ceremonias por los magos occidentales. [...[ siempre he estado interesada en la magia, también he explorado a través de un proyecto a largo plazo, las conexiones personales que tenemos con los objetos y los recuerdos y significados que atamos a ellos.

 

Gatos momificados

 

El método a seguir fue esperar a la noche para fotografiar cada objeto, para que emergiera su verdadera naturaleza. Entre los miles de objetos a seleccionar, Hannant do prioridad a aquellos más poderosos y que mejor representaban la gran variedad de tradiciones que conviven en el interior del museo: magia blanca, ceremonial, francmasonería, satanismo, alquimia y wicca.

 

La deídad con cabeza de cabra, Bafomet, posee atributos tanto femeninos como masculinos y es representada como una cabra dentro de un pentagrama

 

Talismán lunar perteneciente a Gerald Garner, padre del resurgimiento de la hechicería a mitad del siglo XX

 

Una raíz de mandrágora, planta utilizada para elaborar pócimas y ungüentos

 

Muñeco de hombre con clavos

 

La muñeca de una bruja

 

Un athame, cuchillo ceremonial que perteneció a Brownie Pate, bruja y bailarina de ballet

 

 

Los neuroteólogos, dedicados a la comprensión de la relación entre el cerebro humano y la religión, consideran que es la estructuración binaria, holística, causal y cuantitativa del cerebro la que facilita sensar la presencia de Dios

Investigadores, psiquiatras y psicólogos han tratado de indagar, a veces sin mucho éxito, las profundidades de la mente. Cuestiones sobre cómo las sensaciones pueden materializarse en pensamientos y éstos últimos son capaces de resultar en reacciones corporales y espirituales. Ha sido durante esta investigación que algunos constructivistas cognitivos comenzaron a asegurar que es en esa transformación lingüística entre sensación y pensamiento en donde ahonda Dios. 

 

Los neuroteólogos, por su lado, dedicados a la comprensión de la relación entre el cerebro humano y la religión, consideran que es la estructuración binaria, holística, causal y cuantitativa del cerebro la que facilita sensar la presencia de Dios. 

 

Pensemos en el caso, por ejemplo, de un hombre de 45 años de edad, paciente con epilepsia internado en el Hadassah University Hospital de Jerusalén, quien ha experimentado una serie de crisis en el lóbulo temporal que le han provocado alucinaciones –de voces, música, personas, olores y sabores– intensas y casi reales sobre conversaciones con Dios. De acuerdo con la evidencia los lóbulos frontales y temporales se activan durante actos de meditación o rezos, en los cuales surge una importante inversión energética de concentración mental. Y es entonces que surge la pregunta: ¿es necesaria una alteración fisiológica para una experiencia religiosa? 

 

Tras realizar varias pruebas EEG para observar sus patrones cerebrales, se encontró que este paciente realmente era capaz de ver a Dios: 

 

Mientras estaba en cama, el paciente abruptamente “se congeló” y se quedó viendo hacia el techo durante varios minutos, comentando luego que sintió que Dios se estaba acercando. Cuando él comenzó a cantar rezos en silencio, observó su Kappa y se la puso en la cabeza, cantando más rezos de manera excesiva. Entonces, abruptamente, gritó: “Y tú eres Adonai –nombre del dios hebreo–, el señor”, argumentando que Dios se le presentó y le ordenó traer redención al pueblo de Israel. 

 

Previo a sus alucinaciones, el paciente no era una persona religiosa y recibía medicamentos antipsicóticos que lo regulaban durante unas horas pero, de golpe, los episodios solían comenzar de nuevo. Entonces, ¿en qué parte se encuentran los mecanismos neurales que causan alucinaciones con experiencias así de religiosas? Parece ser que en el control de los mecanismos del lóbulo prefrontal –más que en el lóbulo temporal, en donde curiosamente se halla activa la glándula pineal. 

 

En su libro DMT: The Spirit Molecule, el doctor Rick Strassman ha sugerido que el alma humana utiliza la glándula pineal como canal espiritual, y a la molécula DMT –dimetiltriptamina– como un catalizador para ese mismo fin. Es decir que la experiencia religiosa, siquiera de una identidad metafísica, puede experimentarse a través del DMT que se produce de manera natural en la glándula pineal, como si la fuerza vital renaciera en el cuerpo e impactara en los estados de conciencia: “Es posible que la [glándula] pineal sea el órgano más activo en el cuerpo al tiempo de la muerte. ¿Podemos decir que tal vez la fuerza vital sale del cuerpo a través de la pineal?”.

 

Pese a que se fortalezcan las teorías sobre la influencia de la glándula pineal para la experimentación teológica, aún quedan dudas por resolver como, por ejemplo, ¿por qué existen casos enfocados en la charla con un Dios que busca la redención y otros en que sólo marca el paso a través de la trascendencia espiritual? Es como si tuviéramos que preguntarnos sobre la significación dada a cada una de las sensaciones que no siempre podemos explicar neurocientífica ni teológicamente, como si nos viéramos obligados a confiar en la sabiduría de nuestro cuerpo, su glándula pineal o tercer ojo, para alcanzar un estado de asombro y mistificación.