*

X
Comienzan con una formación de instrumentos como si fueran tambores o una batería, con el objetivo de mostrar fuerza e inteligencia

Los ilustradores de The Square Comics publicaron una imagen acerca de cómo varias especies realizan sus rituales de cortejo hacia las hembras. En ella se ve cómo la paloma macho se acerca a la hembra para mostrar una danza que practican durante años; al pingüino macho entregando a la hembra el guijarro más suave, que lleva meses buscando; al pez globo macho realizando un diseño intrincado para mostrar su amor a la hembra; y finalmente, al hombre mandando la fotografía de su pene (sin ser solicitada) a una mujer, vía mensaje.

Este podría ser un resumen preciso de la diversidad de métodos de cortejo en numerosas especies de la biodiversidad. Existe una larga lista de prácticas seductoras que aún quedan por descubrir, y un ejemplo de ello son las aves cacatúas de Palma, al norte de Australia, las cuales utilizan la música como herramienta seductora.

De acuerdo con el reciente descubrimiento de Robert Heinsohn, profesor de biología evolutiva de la conservación en la Universidad Nacional Australian Nationala, las cacatúas de Palma usan un instrumento musical con el que crean ritmos y tempos similares a los que un humano haría.

Comienzan con una formación de instrumentos como si fueran tambores o una batería, con el objetivo de mostrar fuerza e inteligencia. En ocasiones, mientras la hembra está observando, el macho rompe ostentosamente una abultada rama de un árbol, ajustándola al tamaño de un lápiz. Incluso son capaces de desarrollar una composición musical mientras golpean la rama contra el árbol y sueltan silbidos u otros sonidos de un impresionante repertorio de 20 sílabas. Conforme incrementa su excitación, las plumas a la altura de su pecho se erigen, sus alas se extienden e inicia una danza de piruetas y saltos.

El doctor Heinsohn logró recolectar en los últimos 7 años una serie de videos y grabaciones de 18 cacatúas macho que se encuentran en la península del Cabo York de Australia, en donde las aves se consideran valiosas para la minería de aluminio, si bien Heinsohn explica que las cacatúas de Palma son especies muy tímidas, lo que hace muy difícil la posibilidad de estudiar sus procesos de cortejo. Por eso, haber conseguido 131 secuencias de drumm es una joya invaluable que permite analizar ritmos precisos, consistentes y bellos.

El siguiente video es un ejemplo del creativo método de cortejo de esta especie australiana:

 

 

Las plantas tienen 15 sentidos más que los seres humanos, explica neurobiólogo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/27/2017

Stefano Mancuso, uno de los principales expertos en inteligencia vegetal, sobre la extraordinaria capacidad sensorial de las plantas

Las plantas son un reino subestimado en su inteligencia, víctimas de nuestra visión antropomórfica de la realidad. No sólo son la pieza fundamental de la cadena de vida en la Tierra, al producir el oxígeno que vitaliza a los animales; son también seres sumamente perspicaces y sutiles.

En una reciente entrevista en un diario chileno, el neurobiólogo Stefano Mancuso de la Universidad de Florencia, fundador también del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal, explica que, de hecho, la ciencia ha demostrado que las plantas tienen los mismos cinco sentidos que los seres humanos y unos 15 adicionales. Entre las capacidades hipersensoriales de las plantas se encuentra la percepción de "cambios eléctricos, el campo magnético, el gradiente químico, la presencia de patógenos" y otros más. Mancuso aclara que "las plantas tienen nuestros cinco sentidos y 15 más. No tienen ojos y oídos como nosotros, pero perciben todas las gradaciones de la luz y las vibraciones sonoras". 

Existe una noción popular que sugiere que a las plantas les gusta la música; Mancuso explica que, específicamente, las frecuencias bajas "entre los 100 Hz y los 500 Hz favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas hacia la fuente de ese sonido, que equivale a frecuencias naturales como la del agua que corre, pero hablar o cantarle a las plantas es perder el tiempo". Además es posible que las plantas lleven a cabo una forma de comunicación subterránea, ya que se ha descubierto que las raíces producen y perciben sonido.

Las plantas se comunican entre sí y son capaces de manipular a otras especies para su beneficio:

Se comunican con otras plantas de la misma especie a través de moléculas químicas volátiles, mandan, por ejemplo, mensajes de peligro. Si un insecto le está comiendo las hojas, la planta produce al instante determinadas moléculas que se difunden por kilómetros y que avisan de que hay un ataque en curso.

Un ejemplo de esto:

Estudios recientes demuestran que un naranjo o un limonero en flor actúa de diferente manera según la cantidad de polen que lleve el insecto. Si lleva mucho polen, aumenta en el néctar la cantidad de cafeína para activar su cerebro, para que se acuerde de esa planta y vuelva. Si lleva poco polen, corta la cafeína.

No hay duda de que las plantas deben ser apreciadas como seres inteligentes de una gran sutileza.