*

X

4 formas en las que dar las gracias mejora tu salud mental, según un estudio científico

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/03/2017

Dar las gracias es una forma inteligente de mejorar la salud mental y la cognición

El místico alemán Meister Eckhart dijo "si la única oración que dices es 'gracias', eso es suficiente". Dar las gracias al parecer no sólo es la vía de acceso al reino celestial; es también la puerta hacia la salud mental, según un interesante estudio.

Los investigadores Joel Wong y Joshua Brown indagaron los efectos de la gratitud en personas con baja salud mental (investigaciones anteriores habían notado que quienes conscientemente agradecen suelen ser más felices). En el estudio se reclutó a 300 adultos, sobre todo universitarios, que buscaban algún tipo de terapia a o ayuda psicológica. Se dividieron en tres grupos; uno tuvo que escribir una carta de gratitud a otra persona cada semana durante 3 semanas, el segundo escribió sobre sus pensamientos más profundos y sus experiencias negativas y el tercero no hizo ninguna de estas actividades. Los investigadores descubrieron que aquellos que escribieron las cartas de agradecimiento reportaron significativamente mejor salud mental de 4 a 12 semanas después del experimento que los que no escribieron cartas.

Los investigadores encontraron cuatro formas esenciales en las que la gratitud beneficia a la psique:

 

1. La gratitud nos desenreda de las emociones tóxicas  

Los investigadores notaron que los que daban las gracias mostraban una menor utilización de palabras ligadas a emociones negativas. Asimismo, descubrieron que usar menos palabras negativas es un predictor de buena salud mental, más que la abundancia de palabras positivas.  

 

2. La gratitud ayuda incluso cuando no se comparte  

En el estudio muchos de los participantes decidieron no compartir sus cartas, pero aun así cosecharon los beneficios. Esto explica por qué las personas que dan las gracias rezando también reciben los beneficios de agradecer. Es el acto de enfocarse en la gratitud lo que modifica el cerebro y la actitud de un individuo.  

 

3. Los beneficios de la gratitud son duraderos  

Los científicos encontraron un efecto de beneficio que no sólo se mantiene tiempo después de escribir las cartas sino que en ocasiones, extrañamente, apareció sólo después de cierto lapso.  

 

4. La gratitud modifica positivamente el cerebro

Se halló que aquellos que escribieron las cartas de agradecimiento tuvieron mayor activación en la zona prefrontal del córtex medio, y esto tuvo un efecto prolongado. Esta zona está asociada al aprendizaje y a la toma de decisiones, lo cual sugiere que la gratitud te hace, en cierta medida, más inteligente.

 

Por todo lo anterior, es indudable que tomarse unos minutos al día para dar gracias es algo que puede ser muy benéfico a la vez que es quizás la forma más sencilla de meditación u oración, para la cual no se necesita ningún entrenamiento ni ninguna afiliación religiosa. Se trata del puro acto de apreciación de lo que tenemos, de las personas que queremos y de la vida misma, y de una apertura de nuestro ser al mundo, como muestra el gesto físico de agradecer. El hecho de que la gratitud funciona como un tratamiento para la depresión y la ansiedad tiene que ver probablemente con que el acto de dar gracias nos conecta con aquello que le da significado a nuestra existencia, y una vida con significado es más estimulante y plena que que una vida placentera. Como dijo Nietzsche: "quien tiene un porqué puede afrontar casi cualquier cómo".

Las personas muy religiosas son menos analíticas, según estudio

Ciencia

Por: Pijama Surf - 08/03/2017

Lo anterior también aplica para las personas radicalmente ateas; los dos extremos acogen a personas más emocionales que analíticas

Hace poco, un estudio encontró que las personas de ideología de derecha más radicales suelen ser menos inteligentes. De hecho, al parecer la inteligencia está vinculada a un pensamiento más progresista y liberal.

En cuanto al campo de la religión, una nueva investigación de la Universidad Case Western Reserve se acerca a las mismas conclusiones. Cabe hacer énfasis en que este análisis encontró que el resultado aplica tanto para los muy religiosos como para los muy ateos; es decir, para los radicales religiosos.

Los participantes fueron analizados con resonancia magnética, a partir de estímulos con preguntas o información diversa. Formaron parte de este estudio 209 cristianos, 152 personas no religiosas, nueve judíos, cinco budistas, cuatro hindúes, un musulmán y 24 de otras religiones.

Según los investigadores, la gente podría dividirse en 2 tipos: emocionales y analíticas. Los radicales religiosos (o los radicales ateos) son personas que embonan más en el tipo emocional (he ahí por qué algunos políticos tocan las fibras emocionales de los radicales, como en el caso de Trump). Por su parte, los individuos menos radicales en lo religioso son más analíticos.

De acuerdo con Anthony Jack, investigador de este estudio:

La resonancia emocional ayuda a las personas muy religiosas a sentirse más convencidas. Mientras más correctas moralmente son las cosas que ven, más se afianza su convencimiento.

Los terroristas, dentro de su burbuja, creen que lo que hacen es moralmente correcto. Creen que están combatiendo algo malo y proyectando una acción sagrada.

Con todo el tema de las noticias falsas (Fake News), la administración de Trump, por medio de resonancia emocional con las personas, apela a los miembros de su base, ignorando los hechos.