*

X

4 formas en las que dar las gracias mejora tu salud mental, según un estudio científico

Ciencia

Por: pijamasurf - 08/03/2017

Dar las gracias es una forma inteligente de mejorar la salud mental y la cognición

El místico alemán Meister Eckhart dijo "si la única oración que dices es 'gracias', eso es suficiente". Dar las gracias al parecer no sólo es la vía de acceso al reino celestial; es también la puerta hacia la salud mental, según un interesante estudio.

Los investigadores Joel Wong y Joshua Brown indagaron los efectos de la gratitud en personas con baja salud mental (investigaciones anteriores habían notado que quienes conscientemente agradecen suelen ser más felices). En el estudio se reclutó a 300 adultos, sobre todo universitarios, que buscaban algún tipo de terapia a o ayuda psicológica. Se dividieron en tres grupos; uno tuvo que escribir una carta de gratitud a otra persona cada semana durante 3 semanas, el segundo escribió sobre sus pensamientos más profundos y sus experiencias negativas y el tercero no hizo ninguna de estas actividades. Los investigadores descubrieron que aquellos que escribieron las cartas de agradecimiento reportaron significativamente mejor salud mental de 4 a 12 semanas después del experimento que los que no escribieron cartas.

Los investigadores encontraron cuatro formas esenciales en las que la gratitud beneficia a la psique:

 

1. La gratitud nos desenreda de las emociones tóxicas  

Los investigadores notaron que los que daban las gracias mostraban una menor utilización de palabras ligadas a emociones negativas. Asimismo, descubrieron que usar menos palabras negativas es un predictor de buena salud mental, más que la abundancia de palabras positivas.  

 

2. La gratitud ayuda incluso cuando no se comparte  

En el estudio muchos de los participantes decidieron no compartir sus cartas, pero aun así cosecharon los beneficios. Esto explica por qué las personas que dan las gracias rezando también reciben los beneficios de agradecer. Es el acto de enfocarse en la gratitud lo que modifica el cerebro y la actitud de un individuo.  

 

3. Los beneficios de la gratitud son duraderos  

Los científicos encontraron un efecto de beneficio que no sólo se mantiene tiempo después de escribir las cartas sino que en ocasiones, extrañamente, apareció sólo después de cierto lapso.  

 

4. La gratitud modifica positivamente el cerebro

Se halló que aquellos que escribieron las cartas de agradecimiento tuvieron mayor activación en la zona prefrontal del córtex medio, y esto tuvo un efecto prolongado. Esta zona está asociada al aprendizaje y a la toma de decisiones, lo cual sugiere que la gratitud te hace, en cierta medida, más inteligente.

 

Por todo lo anterior, es indudable que tomarse unos minutos al día para dar gracias es algo que puede ser muy benéfico a la vez que es quizás la forma más sencilla de meditación u oración, para la cual no se necesita ningún entrenamiento ni ninguna afiliación religiosa. Se trata del puro acto de apreciación de lo que tenemos, de las personas que queremos y de la vida misma, y de una apertura de nuestro ser al mundo, como muestra el gesto físico de agradecer. El hecho de que la gratitud funciona como un tratamiento para la depresión y la ansiedad tiene que ver probablemente con que el acto de dar gracias nos conecta con aquello que le da significado a nuestra existencia, y una vida con significado es más estimulante y plena que que una vida placentera. Como dijo Nietzsche: "quien tiene un porqué puede afrontar casi cualquier cómo".

La mayoría nos consideramos “moralmente superiores”, según la ciencia

Ciencia

Por: Pijama Surf - 08/03/2017

Un estudio de la Universidad de Londres apunta a que solemos considerarnos superiores en muchos ámbitos, pero mayormente en el moral

Si todos tomásemos en cuenta que nuestros sentidos nos engañan, que sólo percibimos un pedazo o ángulo de la realidad, quizá seríamos menos severos en juzgar a los demás, y dudaríamos aún más de nuestra propia autopercepción.

La autoestima es imprescindible para gozar de salud mental, pero en una época que nos invita al narcisismo desenfrenado, al individualismo, ¿qué tan realistas somos al juzgarnos a nosotros mismos?.

Un reciente estudio hecho por dos académicos de la Universidad de Londres, Ben Tappin y Ryan McKay, arroja interesantísimos resultados. Aparentemente, tenemos propensión a pensar bien de nosotros mismos (quizá como un mecanismo de defensa) pero ello se exacerba particularmente en lo que se refiere a asuntos morales, al menos según los resultados de esta investigación.

Este fenómeno se llama en inglés self-enhancement, algo así como autopromoción, y se refiere a una especie de "autoinflación" en lo que relativo a nuestras cualidades personales respecto a los otros.

Los académicos observaron que en cuestiones como inteligencia, ambición, amabilidad y modestia, la mayoría de los participantes se calificaron como mejores respecto al promedio de la gente. Pero este autoelogio se acentuó en lo concerniente a cualidades morales, como una especie de ilusión.

Los científicos desconocen exactamente las causas, pero no se trata de un tema menor, ya que la “superioridad moral” está vinculada a extremismos políticos, intolerancia y hasta violencia.

Otros estudios de 2001 "sugirieron que, debido a una especie de delirio general de grandeza, la gente tiende a pensar que conoce mucho mejor a una persona de lo que esa persona se conoce a sí misma y que todo lo que hacen lo hacen por una razón banal". Ello explicaría el fenómeno conocido como percepción asimétrica (illusion of asymmetric insight).

Curiosamente, somos nosotros mismos los que mejor conocemos nuestros actos, pero quizá, en una especie de maquiavelismo ubicuo, creemos que nuestras mejores intenciones podrían ser más valiosas que nuestros propios actos. Los motivos podrían ser muchos, pero lo que es un hecho es que considerarte moralmente superior a los otros es un fenómeno que frena la empatía y comprensión del mundo.