*

X

Esta joven cambió los hábitos nocivos de su vida por otros de bienestar y la transformación fue admirable

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/03/2017

¿Por qué si sabemos que ciertos hábitos nos dañan continuamos sosteniéndolos?

¿Qué es un mal hábito? Parece fácil responder a esta pregunta. La mayoría de nosotros estará de acuerdo en decir que un mal hábito es, simplemente, aquello que nos provoca un mal. Suena un tanto redundante o tautológico, pero es tan sencillo como eso. Fumar hace daño, también llevar una vida sedentaria, tener una dieta rica en grasas y carbohidratos o sostener relaciones personales que nos lastiman.

Paradójicamente, aunque podemos identificar con relativa claridad qué es un mal hábito, lo verdaderamente difícil es desprendernos de ellos, cambiarlos, sustituirlos por hábitos benéficos para nuestra vida. Si fumar hace daño y todo mundo lo sabe, ¿por qué tantas personas lo hacen? Si nuestro cuerpo está diseñado para mantenerse activo, ¿por qué lo condenamos a la pasividad? Si los alimentos son el “combustible” de nuestra maquinaria, ¿por qué la alimentamos con chatarra?

A diferencia de la pregunta inicial, estas que hacemos ahora tienen una respuesta que sólo cada persona conoce. Aunque los malos hábitos admiten una caracterización general, la forma en que están arraigados en la existencia de cada persona es plenamente subjetiva. La relación que tenemos con nuestro cuerpo, la confianza que tenemos en el futuro, el amor con que vivimos la vida, la manera en que nos criamos y la historia personal que hemos llevado: todo eso incide y desemboca en decisiones en apariencia tan sencillas como salir a correr todas las mañanas. ¿Por qué hay personas que sí lo hacen y otras que no? Sólo cada persona sabe.

Esta breve introducción nos sirve para hablar sobre esta joven de origen turco que compartió a través de Imgur algunas imágenes comparativas de su vida antes y después de cambiar de hábitos, específicamente, de reemplazar aquellos que sostenían su malestar por otros orientados al bien vivir.

En un primer plano, podríamos decir que su dieta y el grado de su actividad física fue lo primero en cambiar. Ahora su alimentación se basa casi exclusivamente en proteínas y verduras (dejando de lado los carbohidratos y las grasas), y desde hace unos meses sigue un programa de acondicionamiento físico conocido como “entrenamiento de intervalos de alta intensidad” (HIIT, por sus silgas en inglés), una estrategia de ejercicio que alterna períodos de ejercicio anaeróbico intenso corto con períodos menos intensos de recuperación.

En otro sentido, sin embargo, es posible decir que este cambio es mucho más profundo, pues una decisión de este tipo sólo puede tomarse cuando la persona se ha dado cuenta de algunas verdades fundamentales de la vida que, para algunos, no es sencillo ver. Por ejemplo, que sólo tenemos un cuerpo, y que su cuidado es plenamente nuestra responsabilidad; que nadie puede cuidar de nuestro bienestar más que nosotros mismos; que si queremos ser felices, también únicamente nosotros podemos emprender el camino que nos conduzca a ello.

Que el bienestar, finalmente, no es más que establecer un compromiso profundo con la vida.

También en Pijama Surf:

5 verdades de la vida difíciles de aceptar (pero liberadoras cuando por fin las entiendes)

¿Quieres un cambio de vida pero no te atreves? Estas 3 preguntas resolverán tus dudas

3 plantas ayurveda que ayudan a rejuvenecer y restaurar el balance según tu tipo de cuerpo

Buena Vida

Por: PijamaSurf - 08/03/2017

Existen algunas plantas medicinales que ayudan a rejuvenecer y restaurar el balance sintético de cada uno de los tipos, vata, pitta y kapha

De acuerdo con la medicina ayurvédica, cada individuo posee un tipo de constitución corporal único conocido como prakriti, el cual requiere del equilibrio para alcanzar la mayor capacidad de salud y armonía en la vida. Existen en total tres tipos de cuerpos con necesidades sistémicas y energéticas únicas en términos de dieta y estilos de vida: vata, de complexión delgada y del elemento aire; pitta, de complexión media y del elemento fuego; y kapha, de complexión grande y del elemento agua/tierra. Cuando se satisfacen estas necesidades, la persona es sencillamente saludable, está feliz, en balance y con aspiraciones; de lo contrario, se encuentra fuera de equilibrio y experimenta enfermedades, estrés y caos.

Esto quiere decir que cada tipo de cuerpo requiere de alimentos diferentes. Por ejemplo, el tipo vata tiende a tener metabolismo y mente rápida, por lo que los aceites, que son pesados y densos, ayudarán física y energéticamente a contrarrestar el elemento de aire y calmar al sistema nervioso; por el contrario, los alimentos cargados con especias estimulan y tienden a incrementar la tendencia hacia la ansiedad y el estrés de este tipo. Por otro lado, los tipos pitta y kapha se desequilibran con los aceites y potencian su bienestar mediante especias y picantes, así como frutas y verduras.

Sin embargo, existen algunas plantas medicinales que ayudan a rejuvenecer y restaurar el balance sintético de cada uno de los tres tipos, las cuales te compartimos a continuación:

Gotu Kola

Esta planta ayuda a crear equilibrio mental, reparando y restaurando los axones cerebrales que se encargan de transmitir señales nerviosas a lo largo del cuerpo y el cerebro. Esto quiere decir que es un excelente ansiolítico, reduciendo síntomas como el insomnio, la angustia y el estrés. En cambio, ayuda a estimular las emociones de manera centrada y positiva, fortaleciendo tanto el IQ como la creatividad y la calma.

Shilajit

Ayuda a crear equilibrio entre mente y cuerpo. Es un remedio ancestral usado en el Himalaya, la India y otros países asiáticos. De hecho, suele conocerse como un tónico rico en minerales peculiares y únicos de la tierra. Esta sustancia negrusca contiene un amplio espectro de minerales que actualmente se dilapidan en las tierras modernas, por lo que sólo se consiguen mediante el cultivo. En consecuencia, el shilajit es benéfico principalmente para el tipo de cuerpo apegado al elemento tierra.

Ghee

También conocido como Ojas, esta “esencia de la vida” restaura, rejuvenece y equilibra tanto el cuerpo como la mente. Los doctores indios creen que el ser humano nació con cierta cantidad de Ojas, por lo que se posee la capacidad de restaurar, fortalecer y generar equilibrio entre la mente, el cuerpo y el espíritu. Por esta razón, consumir esta planta medicinal mejora la salud mediante la nutrición de las doshas. Además el ghee es un poderoso bálsamo para el tracto digestivo, el cual es responsable de la producción de numerosos neurotransmisores –como la dopamina y la serotonina.