*

X

Hoy es el día en que la humanidad agotó los recursos naturales del planeta

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/02/2017

El 2 de agosto del 2017 será una fecha para recordar: este día la humanidad consumió todos los recursos que el planeta puede renovar en 1 año

La especie humana ha logrado hoy lo que ninguna otra en la historia de la vida y la evolución en la Tierra: llevar a nuestro planeta a un punto crítico de supervivencia global.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por las organizaciones no gubernamentales WWF y Global Footprint Network, este 2 de agosto del 2017 es el día en que la humanidad agotó los recursos naturales que la Tierra es capaz de renovar en 1 año respecto del agua potable, los suelos y el aire respirable.

“En 7 meses emitimos más carbono del que los océanos y bosques pueden absorber en 1 año, pescado más peces, talado más árboles, cosechado más y consumido más agua de lo que la Tierra es capaz de producir en el mismo período”, declararon las organizaciones en un comunicado. Para vivir como vivimos, necesitaríamos el equivalente en recursos a 1.7 planetas Tierra.

En años anteriores, las mismas ONGs han declarado el día a partir del cual nuestra especie y otras del planeta comienzan a vivir “a crédito”; sin embargo, este 2017 dicha fecha se presentó con mayor anticipación.

En 1987, por ejemplo, año en que empezó a darse a conocer el Earth Overshoot Day (que podría traducirse como el Día del Exceso sobre la Tierra), dicha marca se estableció el 19 de diciembre, mientras que en el año 2000 fue el 1 de noviembre. De entonces a la fecha, los efectos negativos de nuestras acciones sobre el medio ambiente se han desbordado.

Y, tristemente, no parece que nuestra especie busque recomponer el camino.

Las plantas tienen 15 sentidos más que los seres humanos, explica neurobiólogo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/02/2017

Stefano Mancuso, uno de los principales expertos en inteligencia vegetal, sobre la extraordinaria capacidad sensorial de las plantas

Las plantas son un reino subestimado en su inteligencia, víctimas de nuestra visión antropomórfica de la realidad. No sólo son la pieza fundamental de la cadena de vida en la Tierra, al producir el oxígeno que vitaliza a los animales; son también seres sumamente perspicaces y sutiles.

En una reciente entrevista en un diario chileno, el neurobiólogo Stefano Mancuso de la Universidad de Florencia, fundador también del Laboratorio Internacional de Neurobiología Vegetal, explica que, de hecho, la ciencia ha demostrado que las plantas tienen los mismos cinco sentidos que los seres humanos y unos 15 adicionales. Entre las capacidades hipersensoriales de las plantas se encuentra la percepción de "cambios eléctricos, el campo magnético, el gradiente químico, la presencia de patógenos" y otros más. Mancuso aclara que "las plantas tienen nuestros cinco sentidos y 15 más. No tienen ojos y oídos como nosotros, pero perciben todas las gradaciones de la luz y las vibraciones sonoras". 

Existe una noción popular que sugiere que a las plantas les gusta la música; Mancuso explica que, específicamente, las frecuencias bajas "entre los 100 Hz y los 500 Hz favorecen la germinación de las semillas y el crecimiento de las plantas hacia la fuente de ese sonido, que equivale a frecuencias naturales como la del agua que corre, pero hablar o cantarle a las plantas es perder el tiempo". Además es posible que las plantas lleven a cabo una forma de comunicación subterránea, ya que se ha descubierto que las raíces producen y perciben sonido.

Las plantas se comunican entre sí y son capaces de manipular a otras especies para su beneficio:

Se comunican con otras plantas de la misma especie a través de moléculas químicas volátiles, mandan, por ejemplo, mensajes de peligro. Si un insecto le está comiendo las hojas, la planta produce al instante determinadas moléculas que se difunden por kilómetros y que avisan de que hay un ataque en curso.

Un ejemplo de esto:

Estudios recientes demuestran que un naranjo o un limonero en flor actúa de diferente manera según la cantidad de polen que lleve el insecto. Si lleva mucho polen, aumenta en el néctar la cantidad de cafeína para activar su cerebro, para que se acuerde de esa planta y vuelva. Si lleva poco polen, corta la cafeína.

No hay duda de que las plantas deben ser apreciadas como seres inteligentes de una gran sutileza.