*

X

Estas gemelas siamesas están haciendo que los científicos cuestionen la noción de lo que es el yo

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/13/2018

El concepto del yo o el sí mismo está bajo escrutinio en el caso de las gemelas Hogan, quienes pueden sentir conscientemente lo que la otra siente

La unión corporal de gemelos después del nacimiento es un fenómeno raro; se cree que oscila entre uno por 100 mil a 200 mil nacimientos, y de éstos, la mayoría muere poco después del nacimiento. Más raro aún es el caso de los craneópagos, esto es, cuando los gemelos siameses están unidos del cráneo por un puente talámico. Este es el caso de las gemelas Krista y Tatiana Hogan, quienes tienen cuatro hemisferios cerebrales y un mismo contínuum craneal. Al nacer fue imposible separarlas sin que esto les propiciara la muerte. Hoy tienen 11 años y aunque sufren de epilepsia, son alérgicas al gluten, apenas tienen un nivel de preescolar y su vida es sumamente complicada, tienen sus dichas y hacen actividades normales como esquiar o deslizarse en un tobogán, según cuenta el sitio Walrus.

Las gemelas Hogan son las protagonistas del documental Inseparables de la televisión canadiense CBC. Lo fascinante de este caso es que desafía algunos de los conceptos que tiene la ciencia o la filosofía sobre la noción de ser un yo. Por ejemplo, la idea de que la conciencia es solamente privada e individual. Cuando Krista come espinacas, Tatiana lo siente y exclama "Las odio". Las gemelas dicen en el documental que son capaces de tener conversaciones dentro de su cabeza. Sus experiencias se fusionan, lo cual contrasta con la creencia general de que lo que define a un yo es que las experiencias son propias. Pero al menos esto parece probar que se pueden tener experiencias colectivas y que la conciencia puede ser más que una persona. O si se cree que un individuo tiene un alma, ¿las gemelas tienen dos almas?

La cantidad de preguntas que su caso puede generar es exorbitante. Por ejemplo, se podría cuestionar la propia experiencia de conciencia de las gemelas. ¿Acaso lo que experimentan son sólo sombras, copias, simulacros de la conciencia? ¿O se puede ser al mismo tiempo consciente de la diferencia y de la unidad o mismidad? Algo así como ser eso y a la vez no ser eso. Ser uno y a la vez dos.

Todo esto nos recuerda lo poco que realmente sabe la ciencia sobre la conciencia. Como bien vaticinó David Chalmers: la conciencia es el problema duro de la ciencia.

Calendario astronómico 2018: ¿Qué espectáculos celestes nos esperan este año?

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/13/2018

Conoce las fechas más destacadas del calendario astronómico y planea estas oportunidades de maravillarte con el cosmos

El nuevo año significa también nuevas oportunidades de sentir la magnificencia del cosmos, una experiencia que probablemente todos hemos sentido alguna vez pero que, cuando ocurre en medio de un espectáculo inusitado, nos recuerda en un solo instante algunas de las verdades últimas de la existencia: el lugar que ocupamos en el mundo, el enigma del tiempo, la vastedad del espacio, el hecho (como dijo Carl Sagan) de que todo en el universo es resultado del cambio…

A continuación compartimos un calendario con los eventos astronómicos más notables de este 2018, algunos de ellos recurrentes (como ciertas lluvias de estrellas) y otros inéditos. 

Con esto esperamos que puedas planear al menos uno o dos momentos para mirar hacia el cielo y quizá aprender algo de la existencia que hasta entonces no sabías.

 

31 de enero: Eclipse total de luna y superluna 

El primer mes del año termina con un incomparable festín lunar: un eclipse total (visible sobre todo en países cercanos al océano Pacífico: el oeste de Estados Unidos, Japón, Corea y en el atardecer en Filipinas y Australia) y una superluna, fenómeno que suele cautivar por la cercanía con que se mira nuestro satélite natural.

 

15 de febrero: Eclipse parcial de sol

Este año no habrá ningún eclipse total de sol, pero habrá tres eclipses parciales. El primero de ellos será una especie de regalo atrasado de San Valentín, visible sobre todo desde países de América del Sur.

 

22 de abril: Lluvia de las Líridas

La primera lluvia de estrellas del calendario: los residuos del cometa Thatcher (C/1861 G1) que cada año parecen surgir de la constelación de la Lira.

 

6 de mayo: Lluvia de las Eta Acuáridas

Un espectáculo especialmente esperado: las Eta Acuáridas son la lluvia resultante del paso del cometa Halley, meteoros que se separaron hace cientos de años y que desde la Tierra vemos manar de la constelación de Acuario y más específicamente cerca de la estrella Eta Aquarii, de donde toman su nombre.

 

13 de julio: Eclipse parcial de sol

Segundo eclipse parcial de sol del calendario, visible especialmente desde el mar abierto en la zona de Australia y Nueva Zelanda.

 

27 de julio: Eclipse total de luna

Justo a la mitad del año se presenta el segundo eclipse total de luna del 2018, que podrá disfrutarse en casi todo el planeta, salvo por los países del norte y centroamericanos.

 

11 de agosto: Eclipse parcial de sol

El último eclipse parcial de sol cubrirá casi toda la superficie del astro, aunque podrá verse así sólo en ciertas zonas boreales extremas del planeta. En Canadá, Rusia, Islandia, China y las penínsulas escandinava y coreana, el espectáculo será menor pero igualmente impresionante.

 

12 de agosto: Lluvia de las Perseidas

Quizá la lluvia de meteoros más emblemática y esperada del calendario, observada casi desde los orígenes de la humanidad. Su origen es el cometa 109P/Swift-Tuttle y el lugar desde donde radian los meteoros es la constelación de Perseo. Entre otras características, destacan por su intensidad y su frecuencia (hasta 60 meteoros por hora). En el 2018, además, la Luna se encontrará entonces apenas creciente, lo cual favorece el espectáculo de las Perseidas.

 

21 de octubre: Lluvia de las Oriónidas

Una lluvia de estrellas propia de otoño, las Oriónidas no son tan vistosas como otras (su frecuencia oscila entre los 10 y los 20 meteoros por hora) y este año además ocurrirán al mismo tiempo que la luna llena, así que quizá valga la pena tomar algunas previsiones al respecto.

 

Noviembre: paso del cometa 38P/Stephan-Oterma

Con un período orbital de 38 años, el cometa 38P/Stephan-Oterma vuelve este 2018, después de su última observación desde la Tierra en 1980. Su punto más cercano al Sol (perihelio) lo alcanzará el 26 de agosto, y desde entonces debería comenzar a ser visible, pero en noviembre será el momento en que se aprecie mejor, más luminoso y de mayor tamaño.

 

Noviembre: el asteroide de Noche de Brujas

El 31 de octubre de 2015, día de la festividad anglosajona del Halloween, los astrónomos adscritos al telescopio Pan-STARRS (situado en Hawái) descubrieron un asteroide de casi 700m de diámetro hasta entonces no visto, que pasó relativamente cerca de la Tierra (1.27 distancias lunares; esto es, poco menos de 500 mil kilómetros). Por si esto fuera poco, al darse a conocer la imagen en medios se observó cierto parecido del asteroide con una “calavera”, inusitadamente apropiada para esa Noche de Brujas. Este año el asteroide –bautizado como 2015 TB145– volverá a pasar cerca de la Tierra y se calcula que otro de dimensiones similares lo hará sólo hasta el 2027.

 

14-15 de diciembre: Lluvia de las Gemínidas

El año astronómico cierra con la lluvia de estrellas más sorprendente del calendario, las Gemínidas, nacidas de los remanentes de Faetón. Su intensidad suele rondar los 100 meteoros por hora. Este año, por la fase de la Luna de dicha noche, el momento más conveniente para seguir el espectáculo de las Gemínidas será entre las últimas horas del 14 de diciembre y las primeras del 15.

 

Como solemos hacer en Pijama Surf, compartiremos la transmisión en vivo de varios de estos eventos, cuya observación se dificulta a veces en el lugar donde ocurren pero es posible seguirlos por Internet. Cuando sea el caso, anunciaremos oportunamente la ocasión a través de nuestras redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Las estrellas, las primeras maestras de filosofía